Archivos para las entradas con etiqueta: autoconocimiento

mostrarse al mundo con  AUTENTICIDAD

 

LLegamos al mundo en estado puro, espontáneos, naturales, creativos, emotivos, impulsivos… también dotados de una capacidad de aprendizaje y memoria responsables de que, poco a poco, vayamos aprendiendo unas normas sociales y unos modos de comportamiento que se consideran aceptables, o que encontramos útiles para obtener algún beneficio o evitar algún dolor. En este proceso aprendemos a reprimir emociones y deseos, y ocultarnos detrás de unas ‘máscaras’.

Vivimos en sociedad; en una sociedad que es como un enorme escenario donde cada uno juega a lo que ha aprendido a jugar. La vida pasa a ser una gran obra de teatro, una tragicomedia cuyos capítulos relatan las distintas etapas de la vida, y se desarrollan en distintos ambientes: la familia, el entorno profesional, el social, el privado…

Al preparar una obra, el actor crea su personaje dándole un aspecto concreto, una forma de moverse y expresarse, en función de  su historia pasada, de sus éxitos y de sus fracasos, de sus secretos, sus deseos y sus sentimientos. De la misma forma cada ser humano construye su identidad (aquello con lo que puede mostrarse en el gran escenario del mundo) sirviéndose de lo que hace, de lo que tiene y de lo que le falta, de su imagen física, e incluso de su manera de pensar y de sentir.

A lo largo del día nos ponemos diferentes ‘máscaras’ en función del papel que estamos representando de padre/madre, empleado/empleada, amigo/amiga… De lo que no somos conscientes es de otros personajes a los que jugamos porque quedaron grabados en nuestra mente en algún momento de nuestra vida.

Las máscaras se nos pegan de tal manera que con el paso del tiempo, no sabemos distinguir el personaje de nuestro ser  esencial. Los personajes o máscaras y el ser esencial son caras de la misma moneda.

Cada persona puede encarnar múltiples personajes. De hecho, tenemos la capacidad de reproducir cualquiera que podamos imaginar, es una cuestión de elección, pero de lo que no solemos ser conscientes es de la medida en que los personajes que nos resultan cómodos pueden llegar a tomar la fuerza que nos impiden vivir con autenticidad, con libertad y con mayor plenitud. Al dar vida a unos personajes, estamos eligiendo reprimir a otros, por ejemplo: la niña ‘buena’ reprime a la niña ‘mala’ y viceversa.

Y  en este contexto, puede ser que lleguemos a crear un personaje para encajar en el mundo,  y actuar en consonancia con él, aunque esto suponga un perjuicio para nosotros mismos, puesto  que no encaja con nuestra verdadera esencia.

Desenmascarar al personaje es un trabajo muy delicado, doloroso y que solo puede hacer uno mismo.

Necesitamos tomar conciencia de que están ahí, en ocasiones nos poseen ellos a nosotros de manera irracional, con tal fuerza que nos asfixian, y otras veces los elegimos nosotros porque son más cómodos, aunque no nos hagan felices.

En la medida en que podemos ponerles luz, darles nombre, identificar su manera de pensar, de sentir, de expresarse, de moverse, podemos elegir cómo  queremos jugar el juego de la vida. Los personajes no son nuestra verdadera identidad, somos más que eso. Somos personas que tenemos creencias, expectativas, necesidades, deseos, emociones, temores y secretos. Cuanto más nos ocultamos, más lejos estamos de vivir con autenticidad.

En ‘Coaching a escena’ se presentan una serie de dinámicas que pretenden ayudarnos a descubrir cuáles son esos juegos a los que jugamos en la vida, y ayudarnos a elegir conscientemente. La elección consciente nos permite relacionarnos hacia el exterior cono coherencia y autenticidad, asumiendo la responsabilidad de lo que deseamos, lo que sentimos, lo que hacemos y lo que decimos.

‘Coaching a escena. Recursos teatrales para la transformación’, Ñaque Editora.

…………….

 

Comenta y comparte tu experiencia en la práctica de este ejercicio, entre todos podremos enriquecernos y mejorar.

Recursos teatrales para la transformación.

Anuncios

MOTIVOS NO ME FALTAN · Los tres mejores libros para el optimismo 

El programa de Radio Nacional de España, dedica un espacio en el programa ‘La noche en vela’ para hablarnos de los tres mejores libros de optimismo: Recibimos en el estudio a Adrián Díaz-Caneja y su sección Motivos no me faltan. En esta noche tan especial nos presenta tres libros optimistas que le han llamado la atención en los últimos meses: ‘El poder de las sonrisas’, de Jaume San Llorente; ‘La oreja verde’, de Jandro, y ‘Coaching a escena’, de Luis Dorrego.

Merece la pena escuchar los 15 minutos de audio, aunque en el minuto 11 es cuando se habla de ‘Coaching a escena’.

“COACHING A ESCENA. Recursos teatrales para la transformación” mezcla la sabiduría del coaching y del teatro, estructurándose de adentro hacia afuera, esto es, parte de la escucha y al observación interior, para abrirse al mundo exterior confiando en uno mismo, hasta el encuentro con el otro, a la relación con los demás. En definitiva ‘Mostrarse en el mundo con autenticidad’.

Adrián Díaz-Caneja

MOTIVOS NO ME FALTAN · Los tres mejores libros para el optimismo (escuchar el audio)

la_noche_en_vela_radio_nacional_españa

“El modelo que presentan los autores de ‘COACHING A ESCENA’, Luis Dorrego, Almudena de Andrés y Susana Humbrías, integra los modos del análisis cognitivo con las dimensiones de la implicación experiencial y participativa. Un ‘hacer’, una interacción  real, empleando incluso el cuerpo físico y la imaginación, como si la situación se estuviera desenvolviendo en el momento presente, para traer, así, a la consciencia un conjunto de ideas a las que, generalmente, no se accede, simplemente, hablando de la situación.  Los elementos no verbales de las comunicaciones  no solamente actúan inter-personalmente, sino  que, también, aparecen ‘pistas’ internas, de forma que se evoca la consciencia de las emociones que de otra forma podrían reprimirse.”

Carlos Herreros de las Cuevas.

Comenta y comparte tu experiencia en la práctica de este ejercicio, entre todos podremos enriquecernos y mejorar.

Recursos teatrales para la transformación.

VUELTA AL HOGAR

· objetivo · Que el cliente construya un espacio interior mediante imágenes y lenguaje simbólico que le permita acceder a un nivel más profundo de conciencia y conectar con la sabiduría que está albergada en su inconsciente

· tiempo mínimo · 40 minutos · material · Música que ayude a crear un clima de relajación y facilite al cliente a entrar en trance · contexto · Este ejercicio es de gran utilidad en las sesiones iniciales de coaching para que el cliente cuente con una herramienta a la que acudir siempre que lo necesite.

· desarrollo ·

Explica a tu cliente que vais a realizar un ejercicio de visualización con ojos cerrados para lo cual es importante que se ponga en una posición cómoda, con los pies apoyados en el suelo, las piernas descruzadas y las manos apoyadas en su regazo. A continuación, guíale según las siguientes instrucciones:

“Colócate en una posición confortable, de manera que tus pies toquen el suelo, la espalda bien apoyada, las piernas relajadas… Cierra los ojos… Ahora solo vas a escuchar… Relaja tu mandíbula separando un poco los labios… Haz tres respiraciones profundas, tomando el aire por la nariz y soltándolo por la boca.

Inspira profundamente y despacio, por la nariz, siente cómo el aire viaja más allá de tus pulmones, llega hasta tu abdomen, hasta la zona más baja de tu vientre… Suelta el aire por la boca, y siéntelo a través de los labios. Inspira de nuevo… Y con cada respiración estarás más y más relajado… Espira… Inspira… Espira…

Sé consciente de tu respiración. Y ahora, imagina que delante de ti hay varias puertas. Cada una tiene escrita una palabra: en una pone BOSQUE, en otra MONTAÑA, en otra MAR, en otra RÍO y en otra LAGO. Sitúate delante de una de esas puertas. Ahora voy a contar hasta cinco, y cuando diga “cinco” abrirás la puerta elegida y cruzarás a ese lugar.
Uno… dos… tres… cuatro… cinco.

Cruza la puerta. Ahora, estás en ese lugar escogido. Camina lentamente observando en detalle el paisaje que te rodea. ¿Qué colores predominan?… ¿Qué hay a tu derecha?… ¿Y a tu izquierda?… ¿Y al fondo?… ¿Cómo es el suelo sobre el que caminas?… ¿Y el cielo?… Presta atención a los sonidos… ¿Qué se escucha? ¿Qué temperatura hace?… ¿Qué olores predominan?… Camina despacio por ese paisaje, viendo, tocando, oliendo, escuchando… Obsérvalo bien… y nota cómo te sientes tú en ese lugar.

En tu mano tienes una varita mágica que te permite cambiar todo aquello que no sea de tu agrado. Si hay algo que no quieres que esté ahí, dale un toque con la varita mágica y haz que desaparezca. Si hay un sonido que no te gusta escuchar, utiliza la varita mágica para apagarlo o poner otro que te agrade más… Si hay un olor que te incomode, elimínalo… Si necesitas cambiar la temperatura, para estar más confortable, puedes hacerlo con la varita mágica. Haz que este lugar sea perfecto para ti. Ahora, observa bien el entorno y elige el lugar donde vas a construir un refugio, un hogar al que acudir cuando necesites paz interior, o quieras conectarte con tu voz interior.

Con tu varita mágica puedes empezar construyendo las paredes… ¿De qué materiales son: de piedra, de madera, de otro material…? …Y las puertas y ventanas, ¿dónde deseas colocarlas?, ¿qué tamaño quieres que tengan?… ¿Qué colores prefieres para las paredes en el interior?… Cruza la puerta principal y observa el espacio, ya pintado a tu gusto. Es un lugar vacío que tú puedes decorar con los muebles que deseas poner. Da un toque con tu varita mágica para que vayan colocándose en el lugar exacto… Piensa ahora donde deseas poner un asiento, un sofá o un sillón en el que relajarte a un nivel más profundo, donde llenarte de paz, armonía, confianza, alegría… y colócalo con tu varita mágica. Tal vez lo prefieras al lado de una ventana, o de una chimenea… Es tu refugio y con la varita mágica lo puedes diseñar a tu medida.

Ahora siéntate y nota cómo vas adquiriendo mayor sensación de paz y quietud internas.
Delante de ti o a tu lado, hay otro asiento, igualmente cómodo. En él vas a recibir la visita de alguien muy especial. Es la visita de tu maestro interior. Observa la puerta, allí puedes ver un punto de luz que, poco a poco, se va haciendo más grande y va tomando la forma de una figura humana. Obsérvale en detalle ¿qué edad tiene?, ¿cuál es su aspecto?, ¿cómo va vestido?, ¿cómo es su rostro, sus ojos y su pelo?

El maestro se acerca hacia ti, os saludáis y sientes que tiene una energía altamente positiva. Él te dice su nombre y tú le invitas a tomar asiento.

Permanecéis un momento en silencio, sonriendo y tú vas notando cómo ese maestro te transmite paz, calidez y una confianza infinita.

Ahora tienes la oportunidad de preguntar aquello que es importante para ti. Él puede responderte mediante palabras, acciones o gestos. ¿Qué preguntas deseas realizar? Escúchale y obsérvale. ¿Qué respuestas te da?

Cuando sientas que tienes las respuestas que necesitabas, prepárate para dar las gracias y despedirte de tu maestro interior.

Observa cómo su figura se va transformando lentamente en un punto de luz y se desplaza de nuevo hacia el umbral de la puerta.

Una vez que tu maestro interior se ha marchado camina de nuevo hacia el exterior del refugio, y según avanzas te haces más consciente de tu respiración. Observa de nuevo el paisaje que te rodea, la luz, los colores, los sonidos, los aromas, las texturas…

Cuando llegues de nuevo frente a la puerta de entrada, aquella en la que estaba escrita la palabra que escogiste, quédate delante de ella.

Ahora voy a contar de nuevo hasta cinco, y cuando diga cinco cruzarás la puerta para regresar de nuevo a este lugar.
Uno…dos…tres… cuatro… cinco

Una vez terminada la visualización, interésate por cómo ha ido el ejercicio:
· ¿Cuál era la pregunta o preguntas importantes que ha necesitado hacer?
· ¿Cuáles son las repuestas de su voz interior?
· ¿Cómo enfoca el asunto que le preocupaba una vez que tiene las respuestas de su maestro interior?

Variantes
Las preguntas que el cliente formula a su maestro interior pueden variarse en función del tema específico que le preocupa y la conversación previa con el cliente.
Ejemplo: ¿qué es lo que da sentido a mi vida?, ¿qué es lo que me hace más valioso?, ¿cuál es el mejor camino a seguir?, ¿cuáles son los siguientes pasos que tengo que dar?

Comenta y comparte tu experiencia en la práctica de este ejercicio, entre todos podremos enriquecernos y mejorar.

Recursos teatrales para la transformación.

LUZ Y OSCURIDAD
«La oscuridad pensó que la luz cada día le estaba robando mayor terreno y entonces decidió ponerle un pleito. Así lo hizo y llegó el día fijado para el juicio. La luz llegó a la sala antes de que llegara la oscuridad. Allí estaba el juez y los respectivos abogados.
Esperaron y esperaron. La oscuridad estaba fuera de la sala, pero no se atrevió a entrar. Simplemente, no podía. Así que, pasado el tiempo, el juez falló a favor de la luz».

Anónimo

 

A través de este cuento reconocemos el temor que tenemos a enfrentarnos a nuestra propia oscuridad (miedos, defectos, demonios, vicios…). Mirar hacia aquello que no nos gusta, hacia nuestras limitaciones, puede ser un proceso incómodo y, hasta cierto punto, doloroso; sin embargo, cuántas más veces miramos y ponemos luz en nuestro interior, aquello que tememos resulta cada vez menos oscuro y tiende a desaparecer.

La única vía para realizar un cambio real y permanente que lleve al ser humano a un mayor nivel de bienestar interior es la autoobservación. Estamos muy habituados a poner nuestro foco de atención en el mundo que nos rodea. Es fácil juzgar, criticar y culpar al entorno y a los demás de nuestras emociones, reacciones, desgracias e infortunios.
Mirar hacia el interior y asumir la responsabilidad de nuestros pensamientos, emociones y actos no es tarea fácil. Decía Augusto Boal que «el inconsciente es como una olla exprés donde bullen santos, demonios, vicios y virtudes». Cada uno de nosotros alberga en su interior todas las potencialidades, estamos llenos de buenos y malos sentimientos, y en consecuencia somos capaces de tener actos tanto constructivos como destructivos, tanto con los demás como con nosotros mismos.

El ser humano, con frecuencia, confunde el conocimiento con la observación, y el autoconocimiento con la autoobservación. El error está en creer que nos conocemos a nosotros mismos y asumir que el autoconocimiento es una conquista que, una vez lograda, ya nadie nos puede arrebatar. Esta actitud con frecuencia nos conduce a una sensación de conflicto con los otros («ellos deberían de saber que yo soy así, «ellos deberían de cambiar para adaptarse a lo que yo soy») y, en consecuencia, a una sensación de frustración y malestar interno.
Sin embargo, la observación de uno mismo supone la aceptación y asunción de responsabilidad de nuestra propia dinámica interna de pensamientos (con toda la diversidad de las creencias profundas, ideas, juicios, intenciones, razonamientos…), estados emocionales y reacciones.

‘coachingaescena’ es el sitio web que desde ÑAQUE hemos creado para ti, como punto de encuentro en el que charlar y compartir experiencias. Está abierto a tus comentarios y a que entre todos construyamos un lugar de enriquecimiento común.

Desde el momento que nacemos iniciamos un viaje orientado a convertirnos en adultos maduros e independientes. Sin embargo, en este proceso, se presentan dificultades que, en ocasiones, hacen que nos quedemos viviendo como niños en determinados aspectos, dependiendo del afuera y responsabilizando a otros de lo que nos sucede. Que disfrutemos de ese viaje, bien puede considerarse la aventura del crecer.

Por ello, la misión de los educadores, los formadores, los coaches y en definitiva, todos aquellos que trabajamos en el desarrollo personal, es la de guiar y acompañar, para que seamos capaces de responsabilizarnos de nuestra vida y evolucionar hasta ser independientes.

El teatro es un espejo de la vida humana, nos vemos reflejados en él, y como la vida, el teatro es acción. Las más hermosas acciones de nuestra vida son un reflejo del amor que subyace en todos nosotros. Y el teatro refleja ese amor. Para nosotros, como profesionales, ese amor es también la fuerza más poderosa para ayudar a mejorar la vida de las personas.